fbpx
no gracias

No, gracias

Decir » No, Gracias » es algo que no se puede improvisar.

Decir que no, es un arte. Uno que se puede aprender para decirlo sin hacer daño a otra persona. Y sin hacerte daño a ti mismo.

Porque decimos sí, cuando queremos decir No

Las razones son variadas:

  • La educación que hemos recibido priorizaba el hacer lo que nos decían sin preguntar y sin rechistar. Un niñ@ buen@ hace lo que le dicen. Es por ello por lo que no tenemos práctica en decir que no. Tenemos todas esas creencias limitadoras, programas limitantes respecto a decir no. Y esta creencia tiene dos aspectos fundamentales: tú te sientes culpable de decir no y el que recibe el no, no está preparado para escuchar esa respuesta… por eso, la mejor forma de decir no es: envolverla. Eso al final del artículo. 😉
  • Evitación del sentimiento de culpabilidad, es decir, priorizas las necesidades de otras personas para que no piensen que eres «egoísta» o «mal amigo» .
  • Búsqueda de aprobación social, complaciendo a otras personas.
  • Tendencia a la sobreimplicación por el bien común,,, haces más de lo que te corresponde. En este punto hay que tener mucho cuidado también con las creencias.
  • Evitar el rechazo buscando ser más queridos y/ o  útiles, o desde otro punto de vista evitar las represalias negativas bien de una sola persona o del grupo. Otra vez la aprobación social.
  • No saber decir no sin dañar a nuestro interlocutor.
  • Autoestima baja, el hecho que la persona a la que admiras te proponga algo….. ¡qué pasada! así que no te niegas.

¿Para que decir no, gracias ?

La primera razón por la cual es recomendable saber decir no, es conseguir nuestros objetivos y nuestra paz mental al mismo tiempo.

Si siempre dices que sí, a todo…. entonces son otros los que están creando parte de tu realidad. Y eso es así, porque el tiempo es un bien limitado. Es por ello que tienes que encontrar el equilibrio entre las cenas improvisadas, familiares y amigos frente a el tiempo que dedicas a tus objetivos y a disfrutar de tu vida.

Es decir, entre crear tu realidad y apoyar a los demás a crear la suya.

Como truco decirte que cada vez que vayas a decir «si, te ayudo»  o  » no, gracias «, es bueno que eches el freno y pidas tiempo muerto. Es decir, que digas algo suave como necesito tiempo para contestarte.

La segunda razón para decir no, gracias.

El no, expresa límites. Evita el una broma que se convierte en burla, un juego que se va de la raya, un beso que se convierte en algo no deseado.

Para actuar, toca decidir lo que quieres hacer, para decidir tienes que saber que quieres hacer o no. Aquí tenemos los limites otra vez.

Ten en cuenta que es fácil posicionarse junto a una multitud. Se necesita coraje para posicionarse solo (Gandhi).

Antes de negarte ten en cuenta…

No te estoy diciendo que digas a todo que no. Sino que encuentres un equilibrio. Para ello, sobre todo al principio, es fundamental que escuches y reflexiones sobre lo que te están pidiendo.

Antes de empezar a decir «no» a todo el mundo, pide tiempo. Di sencillamente, que estás ocupado en estos momentos y necesitas tiempo para reflexionar. Si te presionan porque necesitan la respuesta puedes decir algo similar a en estos momentos mi respuesta es no, quizá si me dejas pensar la respuesta cambie a si.

Y esto, tengo que reconocer que funciona espectacularmente con mi hijo.

Recapitulando

  • Si alguien te interrumpe dile que ahora no puedes decidir sobre el tema.
  • Si no sabes que hacer, di que tienes que pensarlo pide tiempo.
  • Pregúntate porque lo dices, sobre todo sí a quien le dices no es a tus hijos.
  • No digas no, como figura de autoridad, es decir, porque puedes.
  • Reflexiona: ¿Qué te esta pidiendo? ¿Esta la otra persona pidiendo ayuda? Otra creencia limitadora que tenemos en esta sociedad es la de Juan Palomo, o sea, yo me lo guiso, yo me lo como. Así que igual que cuando alguien pide algo hay que revisar que no haya una petición de ayuda encubierta. Si es cierto que aveces TÚ juzgas que la gente tiene mucho morro. Otras veces, TÚ juzgas que eso es muy fácil y que podría hacerlo solo. Lo más sencillo para averiguar que pasa es revisar el proceso de mental que ha seguido esa persona para pedirte algo.

Estas pautas refuerzan tu «no». Si al final es «no».  Revisando sobre todo tus factores emocionales.

Un truco, ( o dos) para expresar la negación

La forma más sencilla de decir no se compone de tres frases. Yo te las he escrito como un guión corto, que tú puedes desarrollar tanto como consideres.

  • Gracias por pensar en mi….. sin embargo
  • No porque X (tu razón)
  • Espero que……  (a futuro, otro día otra ocasión…)

Si sigue insistiendo, repite cual disco rallado.  O llega a un acuerdo.

¿Y después?

Cuando alguien te dice no, si quieres llegar a un acuerdo, el proceso implica escuchar a la otra parte.

Explícale a la otra persona:
– el proceso deductivo que has seguido para decir no,
– cuales son los puntos que más valor tienen para que hayas tomado esa decisión,
– que condiciones tendría que darse para que tu no se convirtiera en un sí.
Y la otra persona seguiría, el mismo proceso con respecto a su decisión. Pero desde el principio de todo. Descripción del problema incluido.

De ese modo, os aseguráis que ninguno se ha olvidado de ningún punto, y es capaz de llegar a entender la postura del otro. Plantearos los futuros posibles del no y del sí; si escogemos una opción pasa esto, si cogemos la otra aquello. Buscad motivaciones ocultas. Buscad lo mejor para solucionar el problema, y aseguraros que estáis buscando la mejor solución para el problema, no la mejor solución para vosotros.
Si de este modo no conseguís nada, podéis explicárselo a una tercera persona que os ayude a dialogar.

Este proceso lleva tiempo. No se puede solucionar determinadas cosas de un momento para otro. A veces toca decir, «uff, necesito pensar en esto que me estas diciendo», incluso porque lo que sientes en ese momento es un enfado y es mejor no soltarlo. Recuerda que llegar a un acuerdo precisa de escucha y de tiempo.

Por último recuerda que decir » no, gracias » implica aceptar que te digan que no a ti

Del mismo modo en que tú no estás obligado a decir sí. A la inversa pasa lo mismo… Nadie está obligado a decirte que sí.


Propuestas semanales Nexo

Recibe más propuestas semanales como esta en tu buzón.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies