Ley de la Gratitud

Cuando termine de escribir el artículo la queja gasta energía emocional era consciente de que no estaba completo, de que faltaba una parte. Pero todavía no estaba  preparada para  escribirla.

Si os fijáis, al final del artículo cuento tres trucos para dejar de quejarte: la palabra siguiente,  buscar soluciones y agradecer. Es decir, sustituir el hábito de la queja por el de agradecimiento.

Era consciente de que la explicación de comos sustituir el hábito de la queja por el de agradecimiento se había quedado corto y que necesitaba un desarrollo posterior.

En este tiempo entre los dos artículos, me he dado cuenta de que la gratitud es uno de los

los hábitos más importantes que incorporar a tu vida. Hábito que estoy desarrollando y con el que ya me encuentro suficientemente cómoda como para empezar a escribir sobre él.

Antes que nada ¿Soy agradecid@?

Alguien te pasa la sal, te abre la puerta, friega los platos cuando es tu turno y tú dices: “Gracias”. Eso no ser agradecido es  ser educado

¿Te hacen un cumplido y tú contestas gracias pero….? Eso tampoco es ser agradecido.

Ser agradecido implica sentirte afortunado por algo, sentir todas las células de tu cuerpo inundadas por ese sentimiento

Últimamente me siento afortunada a menudo. Pero quiero aquí expresar La última vez que ese sentimiento me desbordo. Ha llegado una perrita mi vida. Se llama Lucy. La encontré en la calle, vagando, y la lleve al veterinario por ver si tenía chip…. dos semanas después vive con nosotros.

Me dicen, cuando se enteran de la historia de la perrita (esto es un pueblo pequeño) “que suerte tiene Lucy”. Pero la afortunada soy yo.  

Y ese sentimiento me encontró paseando, en el parque con ella a mi lado… y tendré que recordarlo si la pillo comiéndose mis zapatillas 😉

La Ley de la Gratitud

La Ley de la Vibración sería la ley más importante de este multiverso. Esta ley viene a decir que todo vibra, todo en este universo tiene una vibración. Y todo tiene una vibración determinada.

La vibración tiene dos aspectos que se muestran en dos leyes físicas:

  • La ley de Newton que dice que a toda acción le corresponde siempre una reacción igual y contraria.
  • La ley de la atracción  dice que vibraciones similares se atraen. Como un imán

La gratitud como mecanismo de atracción.

El universo se mueve por sentimientos.

Todos buscamos el amor, la felicidad, y evitamos el odio, la violencia… la ira nos da “mal rollo”. Lo que es curioso en un plano de existencia donde nos han enseñado a escuchar el lado izquierdo del cerebro y hacer lo que más racional nos parece.

Sin embargo, si quieres atraer cosas a tu vida, necesitas sentir que ya las tienes en ella. Y la mejor forma para ello es sentirte afortunado.

Si te sientes agradecido por las cosas que tienes, recibirás más cosas por las que sentirte agradecido.

Atención, que con la palabra cosa no quiero designar un objeto. Pueden ser relaciones, experiencias… algo tendrás más cosas por las cuales sentirte agradecido.

Del mismo modo, si te sientes agradecido por cosas que quieres en tu vida, estas acabarán llegando.

Trabajando la Ley de la Gratitud

Para trabajar con esta ley, vamos a crear un Diario de gratitud.

En este diario de la gratitud vamos a escribir tres entradas al día: una por la mañana una al mediodía y otra por la noche.

La entrada de por la mañana

Está relacionado con algo que esté en nuestro día a día.

Puede ser la casa, el techo, el desayuno, el café, el té, el sol, la lluvia…cualquier cosa que esté en tu vida.  El formato de esta entrada sería parecido a:

  • Soy verdaderamente afortunado por tener — (¿qué?)—, por —(¿porqué?)—. Gracias, gracias, gracias.
  • Soy muy feliz y estoy agradecido por —(¿qué?)— , porque —(¿porqué?)— .—. Gracias, gracias, gracias
  • Estoy verdaderamente agradecido por —(¿qué?)— , porque —(¿porqué?)—. Gracias, gracias, gracias .
  • Gracias de todo corazón por —(¿qué?)— , porque —(¿porqué?) .—. Gracias, gracias, gracias

El fin de semana podrías incrementar la gratitud con personas. Es decir, toma una relación cercana a ti y escríbele una carta en tu diario, sobre lo que le agradeces…

Si te sientes fuerte, le puedes incluso llamar por teléfono y leérsela. Veras cómo tu relación con esa persona florece. Solo si te apetece.

A la hora de comer

Da gracias por algo que te gustaría que estuviera en tu vida, como si ya estuviera o hubiera sucedido.

Escríbelas a modo de lista, reléelas amenudo. Y una vez estén en tu vida, táchalas de esta lista y ponlas en la primera.  

Antes de irnos a dormir

Vamos a revisar el día y dar gracias por algo que haya pasado en el.

Puede ser que has perdido o subido de peso, que has pasado un buen rato en la peluquería, que tienes un cliente más, que has hecho una venta importante,  que a tu hijo ha aprobado un examen, que has visto un atardecer precioso,…

Rememora ese momento sintiendo gratitud.

No tienen porque ser cosas que etiquetes como buenas. Pueden ser cosas etiquetadas como malas experiencias que no han sido tan malas para nosotros, o que nos descubren algo. Por ejemplo, el otro día nos dimos un precioso paseo por el campo pero empezó a llover, nos cayó una cantidad de agua impresionante y al final mis deportivas acabaron empapadas, tan caladas que tenía charcos dentro de la zapatilla. Y gracias a mis charcos de las zapatillas, me dí cuentas de lo agradables que son los pies secos. Todo son experiencias.

Con mi hijo, hago esta actividad también por las noches antes de irnos a acostar. Después de rememorarlo, mandamos este pequeño momento al cielo, y lo convertimos en una estrella. Creando nuestro propio cielo estrellado que nos da cobijo por la noche, como si fuera una burbuja de gratitud.

Escribir o no escribir un diario de gratitud

Escribir origina pensamientos

Los pensamientos crean imágenes

Las imágenes controlan sentimientos

Los sentimientos provocan acción

La acción da resultados.

 

Al principio es bueno que lo escribas… para que la gratitud se te vaya formando como hábito.

Es bueno, además, que diferencies las entradas por colores, las escribas en distintas páginas, y de vez en cuando las releas.

Si escribes una entrada al día… imagínate cuantas entradas tendrás en un mes… Seguro, que ahora mismo no eres capaz de imaginar por cuántas cosas somos capaces de sentir gratitud.

¿Te animas?

Respira para vivir, no sobrevivir
la vida

Recibe las frases de LA VIDA en tu correo, así como información de eventos de esta web.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Ley de la Gratitud”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Respira para vivir, no sobrevivir
la vida

Recibe las frases de LA VIDA en tu correo, así como información de eventos de esta web.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal