fbpx
Retos

La zona de confort y los retos

Retos

La zona de confort y los retos

Terminamos el artículo anterior mencionando los retos como la mejor forma posible para ir saliendo poco a poco de la zona de confort

Pero, antes, volvamos al parque. A aquel niño que iba a cruzar la carretera y su madre le dice «no» una y otra vez.

Decíamos que ese mecanismo de creación, esta ahí, y se mantiene como algo básico en tu vida. Pero, de lo que no hablamos en ese momento, es sobre la figura de autoridad que crea la zona de confort del pequeño en su vida. Profesores, padres, y alguna que otra persona, le dicen que hacer, que pensar, que decir…

Así que, cuando buscamos conscientemente salir de esa zona de confort, nos toca rebelarnos contra todas nuestras programaciones mentales.

El miedo: el programa a superar

Si. Es el miedo el programa más grande que tenemos que superar para salir de la zona de confort

El miedo es una emoción. Sentir miedo no es “malo”. El miedo es un aviso de tu cuerpo de que algo no está bien. Y de que vigiles. Indica peligro, cuidado…

Ahora bien, si te dejas guiar por ella, tienes un problema, del tipo “cervatillo paralizado por los focos de un coche”. Malo para el cervatillo, malo para la otra parte. Y quizá, lo que sientes, no es miedo,  es pánico.

Cuando el niño pequeño de nuestro parque intenta cruzar la carretera una y otra vez, lo que su madre le intenta inculcar es miedo a los coches. Pero cuando el niño sea mayor, aprenderá a  cruzar la carretera, venciendo su miedo.

Algo parecido pasa con el fuego, a todos nos encanta jugar con fuego. Y a los niños también, por eso lo hacen con palitos pequeños y brasas, saben que el fuego da calor, pero saben que quema. Y  eso les asusta.

El miedo y el fuego son muy parecidos, si lo controlas, te calienta y te mantiene vivo. Si se descontrola, te arrasa.

Ahora bien, si  cada vez que decides hacer algo, te sientes como el de cervatillo… deslumbrado, superado, y eso puede más que pasar a la acción , entonces tienes un problema.

¿De que tienes miedo?

Esa es la pregunta clave. Para desmontar el miedo, tenemos que entender de donde sale el miedo. Pregúntate de que tienes miedo, y porque, y eso te ayudara a entender tu miedo.

¿Tienes miedo de lo que digan los demás?

Entonces estas dejando que los demás creen tu realidad. Estás recorriendo SU camino, y no TU camino.

¿Tienes miedo de equivocarte?

No te juzgues a ti mismo, es tu camino, estás aprendiendo cosas nuevas. Es mejor dar un rodeo y volver al camino, que quedarte parado delante de una bifurcación. Además eso puede ser un atajo, y no lo sabrás, si no lo andas.

¿Qué es lo peor que puede pasar ?

Que el banco se quede tu casa? ¡Uf!, eso es difícil que pase, los bancos siempre están dispuestos a negociar para no quedarse un inmueble más. Aunque la impresión que dan es la contraria.  Y ponértelo difícil, fijo.

Hambre no vas a pasar, hay comedores de beneficencia. Y duchas, y dan ropa… alternativas suficientes. ¿volver unos meses a la casa de tus padres?

Ojo, lo que te estoy diciendo es que, si te pones a pensar en que es lo peor que te puede pasar igual descubres que eso no es tan malo.

Sigue con más preguntas  hasta que llegues al origen de ese pánico. Preguntas como ¿porque tengo miedo? ¿para que? ¿quien me ha enseñado esto?

¿Estas usando el miedo como excusa?

Si eso también es posible. El miedo es primo hermano de la queja y la excusa, para no moverte.

¿Tienes miedo al éxito?

¿A que todo salga bien? Si. Ese miedo también existe.Es el que genera la incertidumbre, porque si tienes éxito ¿Qué vas a hacer después?

Los retos

El retarte por ver que es lo que puedes hacer, es la mejor forma de superar el miedo. O de pasarle por encima. El reto es un desafío a ti mismo, para hacer algo en determinado tiempo. Gracias a él puedes ver como se siente uno fuera de la zona de confort.

El reto de tu vida

Para salir de tu zona de confort, puedes plantearte el reto de tu vida. Para este reto mi pregunta favorita es, ¿Qué quieres ser de mayor?

Sí. No es solamente una pregunta para niños. Es una pregunta para ti. Es LA pregunta.

¿Qué te motiva? Esta es la pregunta que subyace detrás de ¿Qué quieres ser de mayor?

Yo no te puedo asegurar que lo vayas a conseguir. Pero lo que si te puedo asegurar es que si tú no tienes tu objetivo, será la sociedad la que te de uno, bueno, unos cuantos: Estudia, Ve a la universidad. Se una persona de provecho. Cómprate una casa. Cásate. Ten hijos. Haz que estudien.

Retos¿Qué quieres ser de mayor ? Es una pregunta que incita a soñar. A los grandes objetivos. A aquellos que realmente te motiva. No importa si lo ves imposible. No importa si no ves el como. Solo importa que sea un objetivo que te conecte. Que cuando lo escribas, o lo pienses te de un subidón, y después te rías de gozo.

Schopenhauer dijo, no hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.

Así que mientras no tengas la respuesta a ¿Qué quieres ser de mayor? Tu objetivo es buscarlo

Mini-retos

Una de las mejores formas de ir saliendo de la zona de confort, es ir probando distintos tipos de retos, pequeños o grandes. Desde Hábitos para la felicidad vamos a ir hablando de una serie de temas, enmarcados siempre en los cuatro ámbitos y sin olvidar nunca que lo que buscamos es regenerar energía para el día a día.

Justo con estos temas vamos a ir proponiendo mini-retos. Tu puedes coger el que más te guste, probarlo , e incorporarlo a tu día a día. O pasar de ese reto y buscar otro. O buscar tu propio reto.

¡uff ya no hago más porque estoy cansada!.

Hace unos meses, ví un video en el que Will Smith hablaba con chavales. Y les decía.

«…La claves de la vida son correr y leer.

¿Por qué correr? Cuando corres hay una personita en tu cabeza, que dice «estoy cansado, mis pulmones van a explotar, estoy dolorido, no hay modo de que pueda continuar». Y quieres abandonar. ¿Verdad?.

Si aprendes vencer a esa personita, aprenderás a no renunciar cuando las cosas se pongan difíciles…».

Y eso es lo que uno siente cuando sale de su zona de confort. Incomodidad. Malestar. Una parte de tu cuerpo te esta avisando de que lo que esta pasando no le gusta. Y eso esta bien como sistema de alarma en algunas ocasiones. Pero en otras, en otras es una excusa.

Así que la próxima vez que escuches a esa personita, diciendo ¡uf, ya no hago más!» Contéstale y dile, te quedan 5 minutos… Con esto logras dos cosas: primero decides tú. Segundo expandes tu zona de confort.

El reto infinito

Supongamos que te gusta el tema. Decides que te gusta el tema de ir ampliando tu zona de confort, y realizas alguno de mis mini-retos. O de los tuyos.

Los que te han gustado, los incorporas a tu día a día.

Y de repente, un día caes en la cuenta de que ese mini-reto, ¡es parte de zona de confort! Ha cumplido su cometido, Te ha sacado de la zona de confort. La ha ampliado y ahora forma parte de ella.

Y es que salir de la zona de confort es un reto infinito.

Pd.- Y tú ¿ya sabes que quieres ser de mayor?

La escuela on-line
Nexo ya está abierta

Prueba GRATIS nuestros contenidos. SUSCRIBETE.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

La escuela on-line
Nexo ya está abierta

Prueba GRATIS nuestros contenidos. SUSCRIBETE.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal