queja

La queja gasta energía emocional

queja

Si tu problema tiene solución, para que te quejas.

Si tu problema no tiene solución, para que te quejas.

Recuerdo esta frase desde que era pequeña. Me la dijo un compañero de trabajo de mi padre, en un momento en el que, quizá yo andaba muy cansada.

Para mí, significa, que si tiene solución, te ocupes en ponerle solución en vez de quejarte.  No en pre-ocuparte. En ocuparte.

Y esta claro: piensa que si te dedicas a quejarte, vendrán más cosas de las cuales quejarte.

Quejarse gasta  energía emocional, tanto si ere tú quien se queja, como si escuchas a otro quejándose. Es un hábito tóxico que hace que NO te centres en lo que realmente  importa.

¡Quejas! ¡Quejas! Y ¡Más quejas! 

¡Esta soso! ¡Esta salado! ¡Esta quemado! ¡Menuda mierda de atasco! ¡Puff, es lunes!

Son frases que salen de tu boca con facilidad.

Y normalmente, no te das ni cuenta.

Así que lo que vamos a hacer es hacerlas conscientes y eliminarlas.

No te estoy diciendo que dejes de expresarte. Cuesta mucho expresarse.

Cuesta mucho aprender a decir no, y más aún, autoafirmarse.

 Y además ¿Cómo vas a no quejarte de determinadas situaciones? maltrato, violencia… son las reacciones positivas,   y los movimientos ante las injusticias los que cambian el mundo. Y nos hacen reflexionar.

Lo que vamos a hacer es usar la queja de forma constructiva. Al fin y al cabo, el que no llora no mama, pero la queja elegante, es la efectiva.

Un mundo sin quejas 

En el 2006, un pastor cristiano Will Bowen, creo para su comunidad “el reto de los 21 días”.

Este reto tenía su reflejo, en una pulsera morada con la leyenda “un mundo sin quejas”.

Cuando te quejabas, cambias la pulsera de sitio. Y vuelta a empezar.

A los participantes les lleva una media de 5 meses es conseguir los 21 días sin quejas. Supongo, que uno de los días más difíciles de conseguir es el primero.

No es necesario una pulsera: un piedra, un anillo, algo que te puedas cambiar de sitio. Y recordarte que toca empezar a contar.

El éxito de esta pionera iniciativa ha sido enorme. De todos los lugares del mundo surgen iniciativas similares.

Pero, ¿Que son las quejas? 

Las quejas son la expresión de que algo no te gusta. Y lo mejor es escucharlas. Y solucionarlas.

Quejarte por quejarte, no soluciona nada. La queja de deja exhausto y sin energía para buscar soluciones que es la respuesta lógica cuando tienes un problema.

Si tu trabajo no te hace feliz, quejarte te va ayudar a serlo? No. Cambiar de trabajo te ve ayudar. En este momento no puedes cambiar de trabajo. Entonces tendrás que aceptar que no puedes cambiar de trabajo y modificar aquello que te impide cambiar de trabajo.

Las quejas modifican tu vida

Igual no te has planteado todo lo que tus quejas aportan a tu vida.  Yo te he preparado este pequeño resumen. Conciso, y claro. Como me gustan las cosas.

¿Preparado? Empecemos:

  • La queja atrae más, quejas. Lo negativo atrae más negativo. Así que, ¿sabes el mecanismo que pone se pone en marcha cuando te quieres comprar un coche nuevo y hace que solo veas coches nuevos?. Ese  mismo. Se pondrá en marcha para ti, y solo veras cosas negativas.

Y cada vez más negativas.

Y cada vez  peor de lo que son.

  • Atraerás cosas negativas que confirmen que todo es negativo.
  • Atraerás personas que se quejan.
  • Personas que no solo te darán la razón, sino que os retroalimentareis. Lo que da lugar a que relaciones insanas
  • Cualquier idea innovadora, se quedara en idea, si llega, puesto que no se le dará ni la más mínima oportunidad. LA QUEJA MATA LA CREATIVIDAD
  • Esto crea un ambiente de indefensión, al no ver ningún tipo de salida o solución puesto que “todo es una mierda”

Trucos para deshacerte de la quejas 

“Siguiente” 

Te has oído a ti mismo quejándote en voz alta de algo, o para tus adentros. ¿Tiene fundamento? Es decir, ¿Puedes solucionar algo de ese tema o te estas quejando por quejar?

Escúchala, y si tiene solución, soluciónalo.  Sin quejarte 😉

Así que, si no tiene solución, por ahora. Di “siguiente” como abreviatura de siguiente pensamiento.

Estas hablando con alguien que se queja dela crisis, de que llueva, de que hace sol, dí para ti mentalmente ” esto no es para mí”

En el corrillo de la oficina, criticas al jefe,  al proveedor, al cliente….

Según Will Bowen, autor de ” Un mundo sin quejas” del que hablamos antes, el 78% de los trabajadores americanos, gastan una media de 4,5 horas semanales, escuchando como sus compañeros critican cosas.

¿se puede cambiar la situación?

¿Si? Buscar soluciones juntos y hablar con el jefe.

¿No? Explica a tus compis, como no va a cambiar, no quieres quejarte, porque te pone de mal humor, es una perdida de tiempo,  y recursos, y existen cosas más bonitas sobre las que hablar…. Incluso, puedes proponer “Siguiente”  como un juego”

Ten en cuenta que las expresiones como “no”, “imposible”, “no puedo”, “tengo que” “necesito”…. Tienden a acabar en queja. Evítalas.

Agradece

Otro truco,  es sustituir el habito de la queja, por el agradecimiento. Y da gracias por las plantas verdes que ves desde el coche, o el aire limpio que respiras después de la lluvia en vez, “cuando llueve se montan unos atascos de ….”

 Así, tienes tres trucos para gestionar las quejas: solucionarlo, siguiente y agradecer.

Pd.- Yo ya he empezado ¿y tú?

Respira para vivir, no sobrevivir
la vida

Recibe frases como esta en tu correo, así como información de eventos de esta web.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies