El mejor tú posible

el-mejor-tu-posible

Quieres ser el mejor tú posible.

Ese es básicamente una de nuestras preocupaciones. Y una de nuestras motivaciones. Es algo intrínseco, que te hace evolucionar, pero …

Llega un momento en la vida en que tienes una serie de preguntas en la cabeza.

Un momento que no tiene nada que ver con la edad. Puedes haber sufrido un detonante algo como un accidente, un despido, una muerte…. o puede que simplemente el discurrir de la vida te haya llevado hasta el.

(No estas solo: el 74% de los empleados están experimentando una crisis personal)

¿Y ahora qué? ¿A donde voy? ¿Que voy a hacer?

Son las preguntas que pasan por tu cabeza.

Una característica de este momento del que te estoy hablando es que tu sientes que algo no va bien, pero no te gusta pensar en palabras como “crisis” o “depresión”.

Sientes que algo no encaja.

No sabes donde ir, donde mirar, y solo encuentras peros… peros que te frenan

Primer pero: El dinero

Segundo pero

¿Que harías sí no tuvieras que pensar en el dinero? 

Imagina que te toca la lotería, te has comprado la casa de tus sueños, que por cierto alberga todos los coches con los que siempre has soñado. Te has dado todos los caprichos que se te han pasado por la cabeza, incluido el de dar la vuelta al mundo ¡tres veces!

No tienes que pensar en hacer la compra, ni en que vas a comer, ni si tu jefe te ha dicho o te ha dejado de….

No piensas en cuando va a llegar la nomina a la cuenta, ni si te has pasado este mes con los gastos. Ni que… pufff, se ha roto el lavavajillas.

Imagina esta situación y dime ¿Que harías? ¿A que dedicarías tu tiempo? ¿Cual es tu sueño?

(El 59% de los trabajadores están agotados físicamente, distraídos mentalmente y sin propósito y significado)

A pesar de que piensas que el principal problema es el dinero, el principal problema es que no sabes que hacer. Porque si lo supieras, el dinero no sería problema.

El dinero es la excusa. ¿Como que la excusa? Si. Porque si supieras que hacer, podrías ir a por ello, poco a poco.

Además, una vez que haces lo que te apasiona…. acabas ganando dinero, poquito al principio, más después.

Buscamos: devorando contenidos

Y esto nos lleva a iniciar una búsqueda. Buscamos una respuesta. Preguntamos a amigos, a conocidos, sobre todo a aquellos que ya han dado el salto.

Y luego esta internet. Páginas y páginas. Blogs y webs. Gurús y expertos. Todos te dicen lo mismo.

Hábitos, propósitos, menos es más. Intentas poner en práctica lo que dicen, y no lo consigues. A mi, también me ha pasado, por eso lo sé.

Te ofrezco las piezas que faltan:

Un objetivo: la felicidad

No hay ningún viento favorable para el que no sabe a que puerto se dirige.

Efectivamente, una de las primeras cosas que tienes que buscar para ti es un objetivo, pero un objetivo que tenga dos ingredientes muy especiales:

crea tu realidad

te hace feliz

Regenerar  energía

¿Por qué algunas personas consiguen lo que quieren y otras no? He seguido a gurus, a expertos, paginas web, cursos… pero algo seguía sin encajarme. Cambiaba las rutinas, los horarios… ya aún así, cada vez me encontraba más cansada, y desmoralizada. ¿Pero porque? ¿Qué hacía mal?

Al final me di cuenta. Nuestro cuerpo necesita energía para funcionar. Y la energía que necesita nuestro cuerpo no solo viene de la comida, y el sueño. Viene de más sitios.

Necesitamos regenerar energía no solo física, sino también emocional, mental y espiritual.  de energía necesarias

Y esto la hacemos implantando diversos tipos de hábitos y rutinas. Comer sano y hacer ejercicio son las claves para regenerar la energía física.

¿Por donde empiezo?

“Vale. La idea me gusta. Pero, ¿por dónde empiezo?” -Te oigo pensar.

La respuesta es sencilla: he creado un taller de la felicidad que consta de siete sesiones, y al que puedes acceder  Taller de la felicidad

Y otro más avanzado sobre la Misión en la vida 

Y tú, ¿eres el mejor tú posible ?

Respira para vivir, no sobrevivir
la vida

Recibe frases como esta en tu correo, así como información de eventos de esta web.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies