Destrasteando con la familia

La colada, la compra, la comida, limpiar… y ahora ¿destrastear y organizar? Lo sé. Piensas que igual podrías involucrar al resto de las personas que viven en tu casa. Al fin y al cabo, ellos también viven en la casa. Pues NO. Este reto en al que te has unido es tu tuyo. Eres tú la que ha decidido reorganizar tu vida, así que eres tú quien tiene primero que familiarizarse con todos los ámbitos de la tarea en la que te has involucrado antes de movilizar a toda la familia hacia este nuevo hábito. Conocer el camino que esta por delante, las dificultades y sobre todo demostrar que funciona serán el mejor ejemplo para la familia o la pareja e incluso los compañeros con los que compartes piso.

Construye la credibilidad en el proyecto destrasteando tus objetos primero, antes de incluir a la familia.

Si te has fijado, he hablado de tus objetos. Y es que tienes que empezar por ahí, nada de los objetos de tu pareja o tus hijos. Los comunes y los tuyos. 😉

Te aseguro, que en cuanto te vean involucrada y destrasteando, serán ellos, motu propio  los que se unirán al reto.

Como destrastear con tu hijo.

Una vez que tu peque haya empezado a ver los cambios en casa, y que quizá incluso te haya traido algo para tirar puedes plantearte con el hacer una pequeña rutina de destrasteo con tu peque. Muy sencilla.

  • Temporizador en mano. 10 min.
  • Coge una parcela, vacíala y dale dos opciones.

¿Lo guardamos? ¿Lo tiramos?

Antes de esto tienes que explicarle que estás eliminando cosas de casa que ya no sirven o que no te gustan, y que te gustaría ayudarle a que hiciera lo mismo.

Da exactamente igual lo que tú pienses que habría que hacer con el objeto. Si vas a seguir este método has de respetar lo que el peque diga. Puede que sea un peluche viejo, sucio, asqueroso roto. ¿Es suyo? Es su decisión.

Se que esto puede ser difícil de aceptar. Recuerda que estas enseñando a tu hijo una nueva forma de relacionarse con los objetos. Y al principio va despacio. Piensa en tu caja de indecisos en el garaje. A ti te cuesta decidir y respetas tu ritmo. Respeta el suyo.

Si sientes que no puedes respetar lo que diga el pequeño es que no estás preparada para acompañarle en este proceso y es preferible que hagas lo que has hecho siempre con sus juguetes y sus cosas.

Si en la primera sesión no ha querido desprenderse de nada, cuando lo tengas todo ordenado en la balda de nuevo. Entonces, solo entonces, le preguntas de nuevo.

¿Entonces todo esto que hay aquí te gusta? ¿Y todo te hace feliz?

Si, vuelve a decir si. Lo respetamos y otro día más.

Si el peque ha decidido tirar algo, luego eres tú la que gestionara lo de dar/donar/ a alguien, donarlo cambiarlo de sitio… eso es otra historia. Para los peques por ahora, sobre todo en las primeras sesiones de destrasteo lo importante es ¿Lo guardo? ¿Lo tiro?

Mi experiencia es que a los peques les cuesta soltar en la primera sesión porque no tienen la misma motivación que nosotros. Eso si, cuando empiezan a soltar, son imparables.

 

Respira para vivir, no sobrevivir
la vida

Recibe frases como esta en tu correo, así como información de eventos de esta web.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies