Descansa. Haz nada

¡Descansa! ¡Haz nada!

 

Descansa. Haz nada

 

Descanso= haz nada

Uno de los recuerdos más gratos que tengo de los veranos de mi infancia, era sentarnos a ver las estrellas con mis padres.

Tumbados en hamacas, bajo el porche, tapados con las mismas toallas que nos habían secado del manguerazo refrescante de la tarde.

No es que viéramos muchas estrellas fugaces, ni estudiáramos constelaciones…. simplemente las mirábamos. Estábamos tranquilamente sin hacer nada.

Y este no hacer nada, no enfocarte en nada, es fundamental para el funcionamiento de nuestro cerebro.  Estos momentos de vagabundeo mental permiten al cerebro entrar en modo creativo, y darte las soluciones a parte de los problemas que han pasado por nuestra cabeza a lo largo del día.

Ha sido Daniel Levitine, profesor de psicología de la Universidad de McGill, en Canadá, y autor del libro The Organized Mind, el que nos dice que el cerebro tiene dos modos dominantes de atención, el enfocado y el creativo. Y que normalmente, cuando uno esta activado, el otro esta en reposo.

Y los momentos eureka, se dan normalmente cuando el cerebro esta en modo creativo.  La prueba algunos de los descubrimientos más importantes, tienen divertidas anécdotas ligadas a su creación. La gravedad de Newton, la flotación de Arquímedes, el ADN…..

Pero seguro, que tú también has tenido tus pequeños momentos eureka. Suelen darse cuando dejamos de concéntrarnos en el momento concreto, en la ducha, conduciendo….

¿Qué nos impide no hacer nada ?

En el mundo tan tecnológico en el que vivimos ahora, estamos siempre conectados a todo y a todos. Usamos el móvil, la tablet, para entretenernos. Y mantener la atención afuera, sin volver la atención hacia dentro, hacia que nos pasa, como nos sentimos…

 Hemos perdido todo contacto con la naturaleza, con los ritmos de la vida, hasta tal punto que para tener un momento de relajación lo apuntamos en la agenda para organizar ese hueco, y que el resto de la vida no se vea afectada. Y muchas veces cuando estas haciendo nada, por primera vez en tres semanas, te sientes culpable. Culpable.

Sobre información  y culpabilidad

Si, son la sobre-información y la culpabilidad las principales responsables de que no le permitamos a nuestro cerebro vagabundear, a pesar de que  tengamos momentos eureka.

Como no hacer nada

Busca 5-10 minutos.   No tienes que programarlos en la agenda si no quieres. Aprovéchalos cuando veas la oportunidad. Pero sí es la única forma de que hagas nada. ¡Programa!

Un rato en el sofá, en una tumbona, en un parque…

Desconecta los datos. Apaga la televisión y la música.

Permanece sentado.  O de pie. Sin aferrarte a los pensamientos, ni intentar solucionar los problemas

Otras opciones, busca una actividad repetitiva como lavar los platos.  O relajarte en la bañera.

El secreto para una máxima productividad,  es conseguir que nuestro cerebro este plenamente enfocados al trabajar, y para recuperarnos plenamente vagamundo.

¿Y tú?¿Cuál fue la última vez que hiciste nada?

 

Respira para vivir, no sobrevivir
la vida

Recibe frases como esta en tu correo, así como información de eventos de esta web.

Gracias por suscribirte

¡Upss! Algo fue mal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “¡Descansa! ¡Haz nada!”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies